Skip to content

La diferencia entre el autoritarismo y el totalitarismo

julio 19, 2010

La sociedad argentina se ha caracterizado por el incesante conflicto ideológico. A lo largo de la historia, este conflicto se ha plasmado en contiendas entre diferentes sectores y algunas de ellas terminaron en huelgas, piquetes, violentos enfrentamiento armados, levantamientos militares y hasta  golpes de estados.  A partir de 1983, la Argentina se comprometió en un proceso de perfeccionamiento democrático infinito. Es decir, que logró declarar que desde ese momento resolvería sus conflictos de forma institucional sin recurrir a la Fuerza física o la violencia.

Es desde ese momento que distintos sectores políticos buscan por distintos métodos llegar a controlar el aparato estatal. Algunos triunfaron en sus cometidos, ganar las elecciones, y llegaron a controlarlo. Por definición el Estado se reserva para sí mismo la autoridad jurídica y administrativa dentro de un territorio determinado, pudiendo ostentar el monopolio legítimo del aparato coercitivo. No es objeto de este artículo hablar de las múltiples definiciones del Estado, pero si debemos señalar que el Estado en algún punto es autoritario por definición ya que debe ejercer autoridad y tiene legitimidad para hacerlo.

El grado que el Estado ha ejercito la autoridad ha variado a lo largo de la historia de las naciones, teniendo como máximos exponentes de ejercicio de la autoridad por parte del Estado a los régimes Totalitarios. El imperio austro húngaro, Japón, Alemania, Italia y Rusia han tenido los casos paradigmáticos de regímenes totalitarios. Hoy en día algunos países Africanos como Chad mantienen estos regímenes. A partir de 1983, la Argentina parece haberse librado de este tipo de sistema político, que busca que el Estado trascienda la esfera pública y se entrometa en la privada. El estado totalitario busca estar presente en todos los aspectos de la vida de los individuos, e incluso se pone a sí mismo por encima de esta última. En los regímenes totalitarios el Estado es más importante que la vida de los individuos. En los regímenes liberales, el Estado nace para garantizar la vida de los individuos.

Es por eso que cuando diferentes personas en la Argentina usan adjetivos tales como “fascista”, “nazi” para referirse a comportamientos de conciudadanos la bronca me invade. Más si lo escucho de gente “educada” que ha tenido la suerte de ir al colegio o la Universidad. Mucho más cuando lo escucho de un senador, que fue elegido democráticamente, refiriéndose a un par que también fue elegido democráticamente.

Si bien los argentinos hemos incurrido en prácticas totalitarias en el pasado, y aun algunos hacen un abuso de la autoridad que la ciudadanía le adjudicó -Cayendo en el autoritarismo, entendido como el uso ilegítimo de la autoridad – distamos mucho de ser totalitarios.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: